Skip to main content

Sandías

La imagen de la sandía es particularmente recurrente en las naturalezas muertas de Rufino Tamayo… Sus jugosas rebanadas, que semejan sonrisas, en muchas ocasiones fueron utilizadas por el maestro precisamente para representar figuras sonrientes.

Aunque en realidad la sandía tiene connotaciones más profundas: Tamayo la relacionaba con las fases de la luna y, por su vivo color rojo, que evoca la carne y la sangre, también la usaba como imagen poética de los sacrificios rituales.

Otra característica de las sandías es que sus rebanadas, al mirarlas de perfil, presentan los tres colores de nuestra bandera nacional: verde, blanco y rojo.

Rufino Tamayo

Rufino Arellanes Tamayo, uno de los pintores más célebres y representativos de México, nació en la ciudad de Oaxaca, Oax., el 26 de agosto de 1899, y su vida se extinguió el 24 de junio de 1991, cuando contaba 92 años de edad.

Durante su infancia fue acólito y miembro del coro de la iglesia, por lo que su primera inclinación artística fue por la música. En su adolescencia lo enviaron a la Ciudad de México con la intención de que estudiara la carrera de Tenedor de Libros, pero lo que hizo fue ingresar a la Academia de San Carlos. Consiguió un empleo en el Museo de Arqueología, donde empezó a dibujar, cautivado por las culturas prehispánicas, y adquirió su sentido de las proporciones.

Después de algunos cursos en la Academia de San Carlos, decidió continuar su aprendizaje por cuenta propia, y así exploró las distintas orientaciones de la pintura universal de su época. De esta manera desarrolló su particular mezcla de colores y empezó a plasmar en su obra las raíces de lo mexicano.

La carrera de Rufino Tamayo estuvo marcada por su sometimiento a estudios severos, con una rigurosa disciplina para adquirir más y mejores conocimientos dentro del difícil arte pictórico. Esa fue la manera en que adquirió una sólida personalidad y una completa independencia de expresión.

De su amplia obra destacan: “Mujeres de Tehuantepec” (1939) “Animales” (1943), “El Cantante” (1950) y “El Fantasma” (1953).

Volumen: III
Edición: 2008 – 2009
Fecha: Julio 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *